Depresión posparto. Tiene nombre porque existe.

No entraba en mis planes hacer un post sobre este tema, porque poco o nada tenía que aportar sobre él…pero el Domingo por la noche leí en un foro las palabras de una madre que me rompieron el corazón.
Cada palabra, cada silencio escrito…no sé cómo describirlo pero de verdad me desgarró el alma por unos instantes sentir lo que ella necesitó compartir.
Eran las palabras de una mujer, de una mamá, de una persona que se sentía culpable por todo y por nada, una persona que se sentía sola y que fue capaz de abrirse anónimamente en un foro porque no encuentra alivio de otro modo. No voy a difundir lo que dijo, ya que no me parece respetuoso pero me hizo replantearme seriamente lo críticas que a veces somos con este problema cuando no somos nosotras las que lo sufrimos.
Entendedme, con esto no quiero decir ni mucho menos que justifique abandonos, desatención ni cosas similares, hablo de ella como mujer, hablo de que tras la idílica apariencia de la maternidad, hay mujeres que no consiguen vivirla felizmente, hablo de que sentirse vulnerable al ser mamá suena feo, hablo de que si una mujer tras ser mama dice «NO SOY FELIZ» nos la comemos. No hago esto como crítica al resto, también me critico a mí misma que seguramente antes de conseguir reflexionar sobre ello, la fortuna de no haber pasado por ello me hacía cerrar los ojos a algo que es un problema, un problema que si clínicamamente tiene nombre como lo tiene la diabetes y el hipotiroidismo gestacional, es porque existe y no en un porcentaje aislado. Un estudio realizado por la marca Suavinex, averiguó que un 35,14% de las mujeres reconoce haberse tratado ante este problema en España pero que casi un 90% reconoce haber sufrido algunos de sus síntomas como la tristeza. ansiedad, culpabilidad, incluso problemas para crear vínculos con su bebé. Visto en cifras ¿es increible o no? Pues ahí lo dejo para que cada cual valore su caso…yo ya he hecho mi reflexión personal.

Si entendemos que cada bebé es un mundo, deberíamos dar por sentado que cada mujer en su faceta de mamá también lo somos. Porque cuando yo leí las palabras de esta mamá, leí a una mujer que adoraba a su bebé, que le dedicaba todo el tiempo y más, pero que se sentía desbordada en su nueva vida, sentía que le venía grande y que estaba sola en un camino sin salida. Era doloroso leerla, porque me dí cuenta que ella no hablaba de la sonrisa de su bebé al despertar, de su boquita al quedarse dormido, de ese llanto que solo una mamá consuela, de esos pequeños logros que te hacen sentir la mamá más orgullosa del mundo, de ese millón de fotos que le haces porque le ves tan guapo que todos los recuerdos son pocos, de esas horas que puedes mirarle con cara de bobita pensando que es perfecto, de ese sentimiento de que eres la más afortunada del mundo y que su suspiro al dormir arreglará el mundo. Y a mí como madre, me dolió, me dolió sentir a una mujer perdiéndose todo esto, todo lo que hace que el mundo parezca más bonito, todo lo que hace que valga la pena luchar, lo que hace que el mundo siga girando.

Hubo un punto importante en el que tras su culpabilidad, hizo referencia a que su marido no le ayudaba y no la entendía, pero que al final ella comprendía que como madre se tienen más obligaciones de cara al bebé que siendo padre. Como mujeres hemos reconocido como nuestro este rol, pero ¿es esto necesario? Quiero decir, es cierto que hay veces (no en todos los casos) que las madres estamos más encima de los niños o involucradas de un modo diferente en todo lo que les rodea, pero yo no lo llamo obligación ni eso le quita peso sobre sus hombros a mi marido. Yo acepto que nosotras tenemos una conexión especial, un vínculo con nuestro hijo que nadie más puede sentir, cosas como despertarte un segundo antes de que lo haga el peque, estar camino de su habitación antes de que te llame porque ya sabes que te necesita…vale a todo esto no le podemos exigir al padre sentirlo igual pero jolin, que no sean huevones y no seais huevonas tampoco vosotras…que tener un hijo no es cosa de mujeres…es cosa de dos que para eso no somos hermafroditas. Así que si te sientes sola y necesitas ayuda, tu pareja SÍ tiene la obligación de ayudarte, porque si fue tu cómplice en la maternidad también debe serlo para que juntos disfrutéis de ella.


La maternidad no es perfecta, no lo es y no debe serlo, porque la vida es bonita por cada imperfección que sabemos convertir en perfecta…
Un besote grande para tod@s los que me leéis y en especial a esas mamis que lo estén pasando mal 💋 No estáis solas, pedid ayuda y no os conforméis con pensar que esto es así, que os pasa a vosotras solas…las cifras demuestran que no es así. Si fuisteis valientes para ser mamás lo sois para plantar cara y tomar medidas ante estas circunstancias…el tiempo no se detiene y más vale no arrepentirse al mirar atrás de no haber disfrutado 😉

LUNA DE MAR TE MIMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *