La reducción de jornada…¿miedo a qué?

Hola chic@s, llevo queriendo escribir este post ni se sabe cuanto…pero son de esos temas que tiene muy poquito interés tratar si es para dar datos que ya encontramos en cualquier rincón de Google, sin embargo cuando lo vives en primera persona y cuando hablo de vivir hablo de lo bueno y lo malo…pues es más fácil de llegar a todos con este tema.

Algunos al leerme os sentiréis identificados, otros pensaréis «otra más aprovechando la maternidad para trabajar menos», a otros se os removerán cosas que ya estaban ahí, y a otros os servirá para abrir los ojos a luchar por cambios que merecen la pena.

Lo primero que quiero dejar claro es que aunque comparto mi visión como madre, la defiendo al igual para los papás, creo que ser uno u otro depende de la organización de cada hogar y del tipo de trabajo que se tenga.

El concepto general que abarca esta reducción si nos ponemos a hablar formalmente, es REDUCCIÓN POR GUARDA LEGAL. Este derecho abarca el cuidado de un menor, el cuidado de una persona con discapacidad física, psíquica o sensorial, que no desempeñe una actividad retribuida, y cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por sí mismo, y que no desempeñe actividad retribuida.

Para consultar la regulación completa podemos dirigirnos al Estatuto de los Trabajadores, artículo 37.5. El cual con la última modificación del Real Decreto 16/2013 se vio ampliado el derecho que antes era hasta los 8 años del menor, a 12 años.

La reducción debe suponer entre un octavo y la mitad de la jornada, y en consecuencia a ello veremos reducido nuestro salario.

La concreción horaria será la indicada por el trabajador dentro de su jornada ordinaria, en esto es importante tener en cuenta que aquellas personas que tengan turnos rotativos o su jornada incluye fines de semana, será mejor que llegue a un acuerdo directo con la empresa, ya que en estos casos no es posible exigir solo trabajar de Lunes a Viernes y solo por la mañana por ejemplo, si tu jornada ordinaria no estipulaba esos horarios, puesto que la empresa podrá alegar que supone un conflicto o una influencia negativa en el desarrollo de otros trabajadores y de la actividad de la empresa. Si la empresa lo deniega y no se llega a un acuerdo, la resolución se dará por jurisprudencia social. Lo ideal es llegar a un acuerdo con la empresa, si hablamos de los casos en los que la jurisprudencia puede no darte la razón.

La comunicación debe realizarse con un mínimo de 15 días, si bien la ley no obliga a comunicar de una forma concreta dicha solicitud, lo más recomendado aunque se tenga una buena relación en la empresa, es hacerlo por escrito, de modo que un ejemplar firmado por el solicitante quede en manos de la empresa, y el otro firmado y sellado para el trabajador, si la empresa quiere pensárselo, pide que te lo firmen como recibido y pendiente de aprobación.

Hay quien lo hace más simple, y manda un mail pero al final el papel no falla y los sellos y firmas son una vinculación asegurada si el día de mañana hay problemas.

En internet encontraréis muchos modelos válidos, yo os dejo el mío por si os sirve de base o lo queréis copiar tal cual:

«En Madrid      a         de      de 201

Por la presente, Dña. xxxx xxxx xxxx con DNI xxxxxx-x y domicilio en xxxxxxxxx xxxxxx, trabajadora de la empresa XXXXXXX, le comu­nico mi intención de acogerme al derecho a reducir mi jornada laboral por guarda legal que me confiere el artículo 37.5 del Estatuto de los Trabajadores, como consecuencia de tener bajo mi guarda y custodia a mi hijo XXX de X meses de edad. Dicha reducción será de XX horas semanales, con reducción proporcional de salario, quedando una jornada laboral semanal de XX horas.

El periodo de disfrute de dicha jornada reducida comen­zará el día X de XX de 201X , no poseo una duración inicial estimada, acordando preavisar a la empresa con 15 días de antelación el reinicio de la jornada que tengo en la actualidad, sin superar los 12 años cumplidos de edad del hijo menor como estipula la ley en la modificación incluida por El Real Decreto 16/2013 en su artículo primero.

El horario de trabajo de la jornada reducida será el siguiente:

XXXXXX XXXXX

Y así lo comunico, para que conste a los efectos oportunos con un preaviso superior a los 15 días estipulados, entendien­do que si en un plazo de 10 días la empresa no manifiesta ninguna resolución en contrario, comenzaré a disfrutar de la jornada reducida en la fecha citada anteriormente.

Sin otro particular, ruego firmen la presente en señal de acuse de recibo.»

Reciban un cordial saludo.

Fdo. TRABAJADOR                         Fdo. EMPRESA

Ahora vienen algunos puntos importantes a tener en cuenta:

– La reducción de jornada no debe modificar nuestra clave de contrato de trabajo (C.T.) en la vida laboral, si por ejemplo tu jornada es completa antes de solicitar la reducción, tendrás la clave 100, bien esta no debe pasar a la clave 200 (jornada parcial), si esto cambiase debes comunicar a la empresa que no se ha efectuado correctamente el cambio y deben ser ellos los que comuniquen el error para ser subsanado. 
% CTP será el de la jornada real de trabajo que tengamos, y el motivo constará como 001 (cuidado de un menor).
– Si la empresa te despide estando amparado por la reducción de jornada, la indemnización será acorde con la jornada que tenías antes de la reducción.
– Lo mencionado en el primer supuesto no es importante solo de cara a la indemnización, también lo es para la solicitud de prestaciones. En el caso de jubilación, paternidad /maternidad, incapacidad permanente o muerte, los dos primeros años computarán con la base de cotización al 100%. En el caso de paro no se estipula un tiempo máximo para la base de cotización íntegra.
Es por esto, que debes asegurarte que la empresa ha tramitado todo bien, de lo contrario puedes verte perjudicado e indefenso ya que transcurridos 20 días desde la tramitación, solo la empresa podrá notificar el error, todo lo demás será meterte en pleitos.
– La comunicación de incorporación a la jornada ordinaria deberá notificarse por igual con 15 día de antelación.
– Si ya tienes reducción por un hijo, tienes otro y quieres ampliar, puedes presentar el documento comunicando que la fecha se extiende hasta los 12 años del último hijo.
Espero haber hecho un resumen, de lo realmente elemental que todos queremos tener seguro cuando tomamos una decisión así.
Dejando a un lado lo legal…solo quería compartir que en mi caso la reducción ha sido lo mejor que podía hacer…entendedme…cada casa tiene sus necesidades y su situación, si se puede se puede, si no se puede es totalmente aceptable y eso no te convierte en un peor padre, al contrario lo primero de todo es mantener la estabilidad en casa.
Pero hay veces que medimos las cosas de un modo meramente económico, y no nos damos cuenta de que el tiempo pasa, ellos crecen…y lo que te vas a llevar son todos esos momentos a su lado, esos momentos que lo más justo es que sean tus momentos y no de otro.
En mi caso, económicamente podíamos, el miedo solo era tener que afrontar decirlo en el trabajo, hasta que te das cuenta que nadie va a mirar por tí, y qué sentido tenía que me saliese más cara la guardería que lo que perdía reduciendo mi horario. A día de hoy sé que hice lo correcto, piensen las empresas lo que quieran pensar, yo he sido consecuente y no he causado mayor problema que otros trabajadores por ser mamá, con mi jornada reducida incluso menos, ya que todos los médicos y cualquier gestión la hago fuera de mi horario, así que creo que esto supone actuar responsablemente.

Cualquier duda, consultadme que me estoy haciendo una experta en esto 😜

«Perdido entre dos mares sin viento, sin bandera. No quiero escaparates: quiero la vida entera.»

LUNA DE MAR TE MIMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *